¿Cuál dispenso, el Original o el Import? ¿Cómo sé que lo estoy haciendo bien? ¿Qué hago si el paciente se queja porque le estoy dando el Import y no el Original?

Dudar al dispensar este tipo de medicamentos es algo muy frecuente y que causa mucha inseguridad. Sobre todo al principio, cuando no estás aún familiarizado con este tipo de medicamentos y piensas que no lo sabes hacer bien, o, como me pasaba a mi al principio, que da igual porque para el paciente son iguales. Hasta que recibí mi primera Retaxation… Y yo aprendí casi por la fuerza.

Como ya sabes qué son los medicamentos importados y la importancia económica que éstos tienen para la farmacia, voy a contarte hoy lo que tienes que tener en cuenta a la hora de dispensarlos. 

Por cierto, si no tienes ni idea de lo que estoy hablando o simplemente necesitas un repasito rápido, aquí tienes el post anterior en el que lo explico todo.

Bien, vamos a empezar.

En la práctica diaria se pueden dar dos casos: que el medicamento prescrito sea un Original o un Import y que, a su vez, estén marcados con Aut-Idem o no.


Paréntesis: ¿Qué es Aut-Idem?

Es una cruz que hace el médico justo delante del medicamento prescrito y que significa que se debe dispensar exclusivamente ese medicamento en concreto. No lo puedes sustituir por ningún otro genérico o Import (aunque esto ya lo veremos). 

Resumiendo: Aut-Idem impide la sustitución del medicamento prescrito.


Como norma general, dispensa siempre el medicamento que tenga Rabattvertrag con  la KK. 

Como ayuda extra, descárgate este esquema, imprímelo y guárdalo cerca de tu puesto de trabajo (yo lo tenía al principio debajo del teclado del ordenador). Léelo con atención y cuando te surjan las dudas, sácalo y sigue el esquema de dispensación. Así sabrás siempre que lo estás haciendo bien.

Si te encuentras insegura, dile a tu cliente que espere un Augenblick, vete para adentro y hazlo allí tranquilamente.

En caso de que el original sea el medicamento recetado y la KK no tenga ningún Rabattartikel, tienes la libertad de elegir si dispensar el original o un Import. 

Recuerda que a efectos prácticos para el paciente son los dos idénticos. A efectos económicos para la farmacia no.

En caso de que el medicamento recetado sea un Import y la KK no tenga ningún tipo de Rabattvertrag, puedes elegir qué Import dispensar, siempre y cuando el precio sea igual o menor al del medicamento recetado. En ningún caso podrás dispensar el original. Y si por error lo haces, recibirás seguramente una Retaxation.


Intenta dispensar lo más que puedas el Import para alcanzar esa Importquote de la que te hablé en el artículo anterior.

¡Atento al precio! Que sea siempre igual o menor al del medicamento recetado.

Se puede dispensar un medicamento de mayor precio siempre y cuando la alternativa recetada u otra más económica no estén disponibles (nicht verfügbare Medikamente).

En este caso, tienes que imprimir en la receta la Sonder-Position: Nichtverfügbarkeit mit Faktor 3 junto con el PZN del medicamento dispensado.

Suena bastante difícil, pero la verdad es que casi todos los programas te lo dan a elegir automáticamente cuando no dispensas el medicamento que deberías. No es necesario que con el Factor 3 escribas una justificación en la receta. Yo recomiendo hacerlo siempre que la diferencia de precios sea grande.

La justificación podría ser algo así como:

Wegen Nichtverfügbarkeit des verschriebenen Medikamentes und laut Rücksprache mit dem Arzt, Original abgegeben.”

En este enlace tienes un ejemplo sobre este caso.

Si ves que la diferencia de precio entre el Import recetado y el que tengas en Stock o el Original es muy grande, habla directamente con el médico y cuéntales el caso. Intenta que te corrijan la receta o te manden una receta nueva. Aún así, justifica en la nueva receta por qué has dispensado el más caro en vez de uno de los Import más económicos.

¿Qué les puedes decir a tus pacientes cuando le dispensas un Import en lugar del original?

El ver un paquete con una pegatina suele causar inseguridad y rechazo en el paciente. Normalmente se les suele pasar por la cabeza que la calidad es peor que la del original o incluso que le va a hacer daño.

Lo que yo les digo es algo muy simple. Dilo con seguridad y mira a tu paciente a la cara cuando lo dices.

Hablar despacio, con palabras sencillas y de forma segura hace que se sientan más tranquilos y que confíen en lo que les dices.

Das Medikament ist genau gleich wie das Original. Es wurde in Deutschland hergestellt und ins Ausland mit niedrigen Preis verkauft und wieder von Deutschland gekauft. So ist es günstiger für die Krankenkasse aber für Sie ist genau so wirksam wie das Original.”

Truco del almendruco:

Si no lo sabes, las personas tendemos a recordar lo que nos dicen al principio y al final, y no solemos recordar tan bien la información que escuchamos en el medio. Por eso, utiliza frases positivas y que tranquilicen a tu paciente al comenzar a hablar y al finalizar.

Vale, eso está muy bien, pero ¿qué hago si el medicamento recetado es un Import pero el paciente quiere a toda costa el original?

Salir de este paso a veces es complicado, sobre todo si el cliente se pone un poco agresivo. 

Primero explícale la diferencia entre un Reimport y el Original. Cuando me ponen caras raras y no me creen, busco en los dos paquetes el laboratorio fabricante y se lo señalo. Normalmente se quedan tranquilos con eso.

Hay pacientes que sí que tienen dificultades al tomar los medicamentos, bien porque son personas muy mayores, polimedicados, enfermos graves y crónicos o porque son extranjeros que no conocen bien el idioma.

Para este tipo de pacientes un factor clave para la adherencia al tratamiento es que se les dispense siempre las mismas cajas. En este caso entra en juego tu decisión como profesional. Habla con tu paciente, pregúntale y explícaselo de forma muy clara. Si aún así crees que es posible que el tratamiento se vea afectado por la dispensación de un Import, dale el Original y utiliza el Sonder PZN: Pharmazeutische Bedenken con Faktor 6 junto con el PZN del medicamento dispensado y recuerda escribir además una justificación, como por ejemplo: “Original abgegeben wegen Gefährdung der Therapiesicherung”.

Luego están los clientes que se ponen agresivos en cuanto ven que el medicamento “no es el de siempre”. Ármate de paciencia e intenta explicarle lo que es. Personalmente, si se ponen muy agresivos y maleducados conmigo, yo los mando directamente al médico a que les prescriban el Original con Aut-Idem, y no dispenso el original hasta que me entregue la receta corregida. No te dejes asustar por este tipo de pacientes. Al fin y al cabo, tú eres el farmacéutico y el que tiene la responsabilidad.

También tienes otras opciones, como hablar directamente con el médico e intentar que te corrijan la receta y que te la manden, para que el paciente no tenga que ir y venir dos veces.

Otra opción sería, si no quieres discutir más o si ves que es imposible razonar con ese cliente, dispensar el original con el Sonder-PZN 6 “Pharmazeutische Bedenken” y escribir la justificación correspondiente. Personalmente utilizo ésta como última opción cuando no me queda otro remedio y el paciente está muy agresivo.

Pero aquí ya entra en juego tu decisión como farmacéutico y la situación en la que te encuentres. No hay una regla de oro para estos casos.

La comunicación es clave. Habla con tu paciente, pregúntale y recopila toda la información que necesites para evaluar la situación. Y desde ahí, tomas una decisión.

Espero que te sea útil todo lo que te he contado y sobre todo que lo pongas en práctica.

Como siempre, leeré tus peticiones y propuestas en los comentarios. Así que escribe abajo directamente. 

Nos vemos la semana que viene!